Mi mamá detestaba la ropa de segunda mano

Cuando era una adolescente y veía  en la cochera de alguna casa , venta de bazar o de “garage” me sentía muy atraída por los productos de decoración o incluso por accesorios ( tengo todavía un par de bolsas vintage que compré en un bazar hace varios años), sin embargo, si se trataba de ropa, era equivalente a algo incómodo o indeseable. Mi mamá, como muchas otras mamás mexicanas, me había enseñado que la ropa “usada” era sucia, (incluso un equivalente a contaminada) y que yo no tenía la necesidad de usarla. Este no fue mi único caso, conozco a amigas cuyas mamás tenían las mismas creencias.

Desde hace un año comencé con un estilo de vida más slow, consumir menos, menos de lo que simplemente no me funciona y tampoco ayuda al planeta.

Durante este tiempo leí y descubrí que la ropa de segunda mano es una opción increíble para contrarrestar el fast fashion, y si eres, como yo solía ser, por tantos prejuicios y mitos que existen, te comparto lo siguiente;

1 Es súper económica. Es verdad que la ropa fast fashion de los grandes aparadores es barata, pero la ropa second hand es mucho mucho más accesible. Si pensabas que en la temporada de rebajas ahorrabas, prepárate para hacerlo en serio.

2 Es única. En los bazares físicos y tiendas en línea como slow closet, https://www.slowcloset.mx/categoria-producto/tienda-en-linea/ nunca encontrarás más de una prenda igual. Todas son diferentes y las propuestas más diversas te hacen adquirir n estilo con más personalidad, en cambio si vas a un aparador y te llevas un vestido de $500, te aseguro que en más de una ocasión te encontrarás con alguien con esa misma prenda.

3 Ayudas. Optar por una prenda second hand significa que le estás dando una segunda vida a esa prenda, lo cual se traduce en ahorrar emisiones de carbono, agua, algodón, pesticidas, colorantes contaminantes y contribuyes a no comprar nuevamente directamente del aparador,  donde las maquiladoras ganan lo mínimo al confeccionar una penda “nueva”.

4. Valoras. Nos han enseñado que tu felicidad depende de la cantidad de cosas que puedas comprar, electrodomésticos , inmuebles, autos y ropa…. Y no es verdad . Al inicio será difícil, pero una vez que te sumerjas al mundo del poco consumismo y de la vida “slow” te darás cuenta que la vida es más simple y más feliz si compras lo que en realidad necesitas.

Así que ya sabes la ropa slow closet es una opción no solo para vestir, también es un modo de vida en el que los beneficiados son muchos… se parte del slow fashion y hagamos slow closet Conoce nuestra tienda en línea https://www.slowcloset.mx/categoria-producto/tienda-en-linea/